Archivo de la etiqueta: Chamberí

4 restaurantes de Madrid donde comer bien por menos de 30 euros

Te presentamos cuatro restaurantes de Madrid de muy diferente perfil y ubicación pero con la característica común de ser de una calidad más que aceptable y de precios más que moderados.

Círculo Marisquería

Calle de Oliva de Plasencia, 1 / 917 37 04 21

Es una enorme marisquería y mucho más. Sus eventos, con los maridajes #CírculoClubDay a la cabeza, han convertido al establecimiento en un referente social de Carabanchel y Latina. Además de marisco para dar, tomar y llevar, son especialistas en pescado. También tienen raciones variadas y chuletones. Y se puede comer bien por 30€ (aunque hay menús de hasta 60€) optando por alguna de sus propuestas cerradas de ese precio o inferior o picando en grupo. La cocina-lonja está a la vista y tienen 6 tanques de cerveza de 500 litros sin pasteurizar y sin carbónico añadido.

circulomarisqueria

Tortilla de bacalao con piparras.

La Chelinda

Calle de Ponzano, 40 (y otras direcciones) / 914 42 05 78

Franquician, así que vamos a dar cuenta del local que conocemos, que es el indicado. Es un mexicano y tex-mex con la carta que te esperas más margaritas variadas más algunos tacos poco frecuentes en Madrid como los campechanos, que llevan suadero (falda de ternera), longaniza (picadillo) y corteza como ingredientes principales. Cantidades generosas y buen ambiente estilo ponzaning.

lachelinda

Tacos campechanos.

Timesburg

Calle de Francisco Silvela, 91 / 911 26 16 81

Llegaron a Madrid hace un año después de abrir hasta 7 establecimientos en Barcelona desde la apertura del primero en 2012. Variedad de carnes (ecológica, wagyu), panes (con semillas de amapola, mollete, multicereal) y hamburguesas en sí. Además, puedes añadirles numerosos extras. Recomendamos la Gaucha (foto de portada) y La Massimo, pero en gustos… Lo que pone a todo el mundo de acuerdo es la calidad de las patatas, cocinadas con la receta de la ‘abuelitita María Antonia‘.

timesburg-microplan-madrid-massimo

Hamburguesa de carne ecológica Lo Massimo.

La Zalamera

Avda. de la Reina Victoria, 32 / 910 46 25 10

Cocina tradicional con una vuelta. Te reciben con unas patatas fritas de churrería con tiras de calabacín en vinagre que ya te dejan claro por dónde va la cosa. Rico y contundente el pulpo a la brasa sobre patatas revolconas, rissoto ligero, logradas carrilleras al curry y, de postre, sabroso y curiosamente refrescante hojaldre relleno de crema pastelera con toque de lima y limón.

lazalamera

Pulpo a la brasa sobre patatas revolconas.

Texto y fotos de Adrián P. G.
Director de Microplán Madrid
comunicacion@microplanmadrid.com

 

Fotos de Adrián Sotés
loscreacionistas@yahoo.com

Escucha en Spotify mi disco autoeditado:
Los Creacionistas – La gravedad de los seres 
distantes 
También disponible en AppleMusic

Anuncios

Almagro se disfruta más gracias a La Pilla

Cinco socios multidisciplinares unidos por una de ellos, a la que todos conocen como La Pilla, fundaron hace algo más de un año un restaurante, coctelería y lo que haga falta (horario non stop) en la elegantona calle de Almagro. Las dos plantas y la terraza de este local cuadran en el entorno. El chef escocés Andy Bryson ha afinado en este breve lapso una cocina internacional (panasiática, estadounidense…) con deje mediterráneo e incluso resabio castizo que se aclimata a las estaciones a su paso y a nuevos conceptos a la velocidad que contenta a los comilones madrileños.

En esta ocasión, los abajo firmantes compartimos mesa y mantel y decidimos entre plato y plato enredar nuestras respectivas opiniones sobre lo catado para que tengas una perspectiva doble de la propuesta chamberilera en cuestión.

Adrián Sotés: El atún rojo tiene un ‘algo’ que llama a pedirlo en cuanto aparece en una carta, pero con remordimientos. Puede ser porque lo rodea un aura de manjar elitista y sin embargo aquí se te presenta; porque se lo están puliendo y podría ser hoy la última vez que lo veas; o porque a lo mejor es peligroso por aquello del mercurio y no salgas de esta. Lo pides, porque además viene en formato tartar y su esencia cruda hace tiempo que ya no te asusta, aventurero de pacotilla, mesa y mantel.

Llega el atún, cortado en dados, formando una hilera, adornado con virutas de pepino, discos de rabanito, ramitas de salicornia, pan de gamba, tomatitos y unas enigmáticas bolitas amarillas. Vamos con el prota, que no me olvido de que es el pescado. Me gusta la textura, que es suave y agradable hasta para el más integrista de la cofradía del entrecot muy hecho. Me sabe a fresco y a la vez a ingredientes fuertes. Será la vinagreta de chile, el jengibre o el mirin, que me he enterado de que es un vino dulce de arroz. Esto pica lo justo y me voy a comer hasta el pepino, a pesar de lo frío que está el día. Lo siento pero, aunque sea un plato para compartir, voy a hacer lo posible porque pienses en qué es la salicornia mientras me hago con la mitad más grande de la ración. Prueba las bolitas amarillas, que es gel de papaya.

Adrián P. G.: El atún rojo tiene otra cosa, y es su omnipresencia en las cartas de los restaurantes medios o mejores de un tiempo a esta parte. Y en tartar, muchas veces. Así que se me activa un mecanismo preventivo que me veo afortunadamente obligado a desarmar en cuanto le echo el primer vistazo al plato que nos sirven. Y el sabor acaba con cualquier resistencia. El producto director es bueno y el aliño lo matiza a su favor… y lo diferencia. La salicornia o espárrago de mar, muy rica. Hay que pedirle a la RAE que incluya el término en la próxima versión de su diccionario.

tartar-atun-pilla

AS: Esta carta está llena de trending topics. Es difícil no picar el anzuelo si aquí dice ‘Carabineros‘. En realidad es un risotto, pero esta condición convierte el plato en un imán un día como hoy, que ni es Navidad, ni me apetece comer con los dedos.

El risotto comienza con desventaja: el primer plato ha estado muy bueno y dudo de que el efecto se vaya a replicar. El cerebro a veces es un asco. Sin embargo, el arroz tiene ese punto de dureza que a mí me gusta. Explota más que deshacerse y suelta el sabor. Buen sabor. ¿Es poco sabor o es el handicap del segundo plato? Mastica, comedor hater. El queso liga los ingredientes y le da un toque cremoso. Empiezo a encontrar los trozos del carabinero. Me da la impresión de que esto está muy bien hecho. Este risotto sabe mucho. El tartar de atún podría estar sufriendo el síndrome del príncipe destronado.

APG: Otra vez inquietud. ¿Un risotto de La Pilla es como ‘otro risotto’? Aquí lo que veo y saboreo es una colección de puntos y notas bien estructurados. El carabinero está y se hace sentir. De repartirnos el plato apostando por el juego limpio hemos pasado, me parece, a intentar que cada una de nuestras mitades sea mitad y pico sin perder los modales.

risotto

AS: En noviembre la casa lanzó un plato estrella, la burger short rib, de nombre muy americano, que al fin y al cabo, es a lo que se asocia una hamburguesa. De Hamburgo de toda la vida. Este plato no debería sorprenderme y ya llevo un tartar y un risotto encima. Pero resulta que el ‘emparedado’ -que diría el referente en la materia, Pilón-  contiene un filete hecho a base de tiras de ternera desmigada, reprimido por dos panecillos con cresta de amplias semillas. La luz cenital de las mesas de esta parte del restaurante aporta a esta propuesta un toque galáctico o celestial: burger short rib que estás en los cielos, ven a mí.

No sabe a hamburguesa tópica, tampoco sabe a carne mechada, aunque se le aproxima más incluso por el aspecto. La salsa bourbon, el cheddar y el jalapeño que lleva hacen un buen conjunto. Pica poco si eres exagerado para el picante; y si eres sensible al tema, lo vas a notar aunque sin dramas. Definitivamente es una hamburguesa especial y se nota la dedicación: 24 horas de cocina en horno de carbón. Si no viniese un plato 4, lucharía por la otra mitad.

APG: Buena presencia, fuerza como obligan las intenciones y los ingredientes y, al mismo tiempo, ligereza gracias al tratamiento de la carne. Bryson no se anda con medias tintas, quiere precisión en todo. Estoy disfrutando y ahí enfrente veo que la cosa va por los mismos derroteros.

burger-short-rib-pilla

AS: Esto se me empieza a ir de las manos pero he de seguir comiendo. Mi pareja de hoy también da síntomas de fatiga. Después de los ‘entrantes’ llega el plato principal. Viene servido en fuente de barro, con patatas fritas cortadas simétricamente -pero caseras- gruesas escamas de sal sobre las tiras cortadas, pimientos verdes y un cuenco de crema de queso azul. No hay mucho más que inventar. Conozco gente a la que le sobra hasta la ensalada cuando va a comer un chuletón. Espera, la carne lleva 45 días de maduración.

Lo hemos pedido al punto. En mi opinión está un poco menos hecho de lo que me habría gustado, pero no voy a entrar en conflicto con mi partenaire de banquete. No controlo bien el mundo de los puntos. La carne está sabrosa y entra bien, pero a estas alturas temo por la digestión que va a venir. Si se tiene pensado ir a comer del grill, aconsejaría moderarse con los platos previos. Aun así, no puedo parar de mojar patatas en el queso azul.

APG: Si eres de comer e incluyes carne en tu dieta, de vez en cuando necesitas apretarte un chuletón o similar. Este rib eye nos llega con el gaznate bien trabajado, efectivamente, pero mira por dónde, ya no está. Pura querencia. Me han gustado más los puntos de la parte central de la pieza, tanto el de maduracón como el de cocción.

AS: Llegamos al final de la fiesta. La tarta red velvet lleva un bizcocho con remolacha y capas de chocolate blanco. La combinación escarlata y blanco me resulta estéticamente perfecta. No creo que el subidón de las patatas fritas esté afectando a mis sentidos. Me da pena acercar la cuchara, pero se trata de eso y el otro ya ha empezado. Voy. Pues es que no empalaga. El bizcocho está esponjoso e, importante, no se desmiga, lo que disimula mi tendencia a esparcir postres por las mesas.

APG: A mí el dulce, no. Pero con estas maneras, sí. No empalaga, estamos de acuerdo, y eso es fundamental para los que podemos prescindir del postre. Muy estilosa esta tarta, su éxito es merecido.

red-velvet-pilla

Veredicto unánime: no hemos encontrado mucha pega, sabores y aspectos más que notables. Queremos destacar el servicio, inteligente y más que cordial (gracias, Patricia).

Texto y fotos de Adrián Sotés
loscreacionistas@yahoo.com

Escucha en Spotify mi disco autoeditado:
Los CreacionistasLa gravedad de los seres
distantes 
También disponible en AppleMusic

Texto y fotos de Adrián P. G.
Director de Microplán Madrid
comunicacion@microplanmadrid.com

 

Precio medio a la carta: 20€ – 30€.

Menú del día: 12’90€. Medio menú: 9€.

Horario:

Lunes: 10:00 – 17:00.

De martes a jueves: 10:00 – 2:00.

Viernes: 10:00 – 2:30.

Sábados: 12:30 – 2:30.

Domingos: 12:30 – 17:00.

Calle Almagro, 3.

La ruta de la cerveza artesanal en Chamberí

¿Sabes cómo se hace la cerveza? ¿Y cuándo, dónde y por qué empezó a producirse? ¿Conoces la diferencia entre las variedades Lager, Ale, Porter, Stout y Lambic, por ejemplo? En colaboración rutera con los expertos en la materia de Grupo Bang Bang, vamos a compartir contigo todos los secretos de la historia y elaboración de la cerveza mientras visitamos algunos de los templos consagrados a la cerveza artesanal de Chamberí. Del barrio por el que nos moveremos también te contaremos cosas, para que vivas una experiencia más completa. Prestaremos una atención especial al muy activo mercado de Vallehermoso (imagen de portada). Vamos con la info básica de las primeras convocatorias:

Jueves 19 de enero, 20:00 · Cervezas artesanales Chamberí: The Toast Tavern, Prost, Drakkar Bodega, Taproom* · 150 min. 25€ (4 cervezas artesanales). Punto de encuentro: The Toast Tavern, calle Guzmán el Bueno, 34.

¡¡Imprescindible reserva, plazas limitadas!! reservas@microplanmadrid.com, teléfono 695 97 29 37 o formulario.

*La organización se reserva la posibilidad de modificar el itinerario y ofrecer propuestas equivalentes a los participantes.

Come patatas y sé feliz

Sus padres respectivos emigraron de Galicia a Venezuela en los 60 y ellos hicieron el viaje de vuelta a España con destino Madrid 50 años más tarde. Hablamos de José Pérez y José Rodríguez, artífices del proyecto hostelero sin par en la ciudad De Patata Madre.

José Pérez pasó el verano de 2015 en Málaga y allí cató las patatas asadas rellenas de feria. Con ese sabor en mente, convenció a su tocayo para lanzar un restaurante especializado en recetas verbeneras basadas (en sentido literal) en el tubérculo más famoso del mundo.

Antes de la patatada, proponen unos entrantes finger food entre los que resultan de lo más apetecible los tequeños, plato callejero de Caracas por excelencia cada vez más presente en Madrid (de la mano de la ola de restauradores venezolanos que ha llegado en los últimos años). El relleno de queso es aquí bien sólido (como en la capital venezolana, nos explica José Perez). Mermelada y agridulce de pimientos para empapar la masa de trigo.

patata-madre-tequenos-microplan

Entramos en faena o en la feria hincándole el diente, pero sin forzar porque la terneza de la materia prima lo permite, al pulpo con emulsión de aceite y pimentón de la patata Finisterre. Se notan los ancestros y la parentela: nuestro anfitrión nos revela que este extraordinario pulpo se lo envían desde un restaurante gallego con el que tiene una conexión familiar. Empezamos a disfrutar de la calidad de las patatas, también gallegas y tratadas con mantequilla.

patata-madre-pulpo-microplan

Seguimos con Feria y Laberinto (imagen de portada, de derecha a izquierda). Si la primera es obligada en nuestra primera visita por hacer honor al concepto De Patata Madre, la segunda lo será en las siguientes porque es una de las propuestas más redondas que ofrece el establecimiento. El topping lo componen setas variadas bañadas en una reducción de Oporto y coronadas por un huevo escalfado.

Pabellón es el nombre del plato más característico de la gastronomía venezolana y de la patata más potente de la carta a nuestro criterio. Carne mechada y alubias negras con sazón venezolana, plátano macho, queso latino y aguacate conforman un conjunto extrasabroso y adictivo.

Solomillo de res, escalope de pollo, codillo asado y costillas a la barbacoa son los invitados a la feria de los que acompañarse si te preocupa la sobrecarga de hidratos. Probamos las costillas y ¡sorpresa!, resulta que son homologables a las del diner más pintado. Y es que los Josés van muy en serio con el recetario que aplican. Pérez nos cuenta que se apoyan en asesores externos y lo modifican constantemente. La patata de acompañamiento es la notable Salto al acantilado, que lleva carne picada y frijoles con aderezo mexicano y queso cheddar.

patata-madre-costillas-microplan.jpg

El tono buenrollista de la sala, que presenta una decoración nada recargada y divertida, contribuye a que se pase el rato DPM. Por cierto, aquí, a la entrada de una de las calles cerveceras por excelencia de la ciudad, sirven cerveza Polar, la más bebida en Venezuela.

Artículo de Adrián P. G.
Director de Microplán Madrid
comunicacion@microplanmadrid.com
Precio medio a la carta: 20€.

Menú del día: 13’50€. Medio menú: 11€.

Servicio a domicilio.

Horario:

De lunes a sábado: 13:00 – 00:00.

Domingo: 13:00 – 18:00.

Calle Cardenal Cisneros, 1.

Alta cultura en Chamberí

Hay manifestaciones culturales en Chamberí más allá de las que provee el Museo Sorolla (que ya justifica una visita cultureta al barrio). La arquitectura industrial artística del primer depósito elevado del canal de Isabel II, hoy relevante sala de exposiciones, edificios neomudéjares y neobarrocos, la Institución Libre de Enseñanza… Y ahora, además, la expo “My two pence” del artista Ángel, ubicada en diferentes espacios del hotel Miguel Ángel.

Te proponemos experimentar todo ello de una forma muy particular (nunca mejor dicho). Contáctanos en el e-mail reservas@microplanmadrid.com, el teléfono 695 97 29 37 o a través de nuestro formulario y hazte con una plaza para el grupo reducido que el jueves 21 de julio a las 18:30 recorrerá con nosotros el barrio de Chamberí al encuentro de sus hitos artísticos más interesantes para terminar en el hotel Miguel Ángel, donde Ángel nos hará una especialísima visita guiada para que conozcamos a fondo las motivaciones, materiales y técnicas que ha empleado en la confección de las obras de “My two pence”. Su trabajo surge de experiencias y sensaciones nacidas de su estancia en diferentes países a lo largo de su vida. Un imaginario que se enriquece a partir de la convivencia con ambientes multiculturales, arquitecturas, naturalezas y sociedades dispares.

Jueves 21 de julio, 11:00 · Chamberí + “My two pence” de Ángel · 120 min. 10€. Punto de encuentro: entrada al depósito elevado del canal de Isabel II, c/ Santa Engracia, 125.

Consulta nuestra agenda y descubre más formas de experimentar Madrid.

chamberi-angel-microplan

Se cierra otro capítulo de la historia de Madrid

Nos ha apetecido colocar como imagen destacada de esta entrada de nuestro blog la de una bodega y taberna, La Ardosa de Chamberí, de principios del siglo XX, que merece un vistazo, una crítica y una mención como barra de las buenas: es todo un microplan en sí misma, pero hoy la convocamos como ejemplo de lo poco que queda de un Madrid castizo sin caspa, el que más nos gusta.

Desde los años 60 han desaparecido de nuestras calles centenares de tabernas, casas de comidas y bodegas tradicionales. La mayoría provenía del siglo XIX y de la primera mitad del XX; algunas tenían un origen incluso anterior.

Se conservaban y yuxtaponían en ellas, además de las vivencias, el habla y las costumbres de diferentes generaciones de madrileños, barras de estaño y madera de nogal, roble o caoba labradas a mano, espejos, relojes, saturadoras o grifos realizados con materiales y técnicas de los que eran un documento vivo.

Taberna Eugenio Humanes EmbajadoresComo sucedió con la taberna de Eugenio Humanes (foto de arriba) de la calle de Embajadores, fundada a finales del s. XIX y desmantelada a principios de los 90 o con Casa Ramón (la siguiente foto, claro), que abrió sus puertas de la calle Echegaray a principios del siglo XX y las cerró (¿para siempre? ¿Alquilamos?) casi 100 años después, la taberna y restaurante Casa Domingo Nieva (1940-2014), situada en la calle de Toledo, no ha resistido el paso del tiempo y los avatares de sus propietarios, y el cese de su actividad nos ha dejado sin un trocito de historia madrileña con el que interactuar.

Casa Ramón Barrio LetrasSiempre recordaremos el cocido que servían en el comedor del piso de arriba, el que había mantenido el estilo original del local y… ¡el autógrafo de don Pimpón que colgaba de una de sus paredes!Don Pimpón La Latina