Archivo de la etiqueta: Restaurantes

Kuoco 360° Food, fusión relevante

A un restaurante que apuesta por la fusión cabe demandarle claridad de concepto, capacidad de sorprender y ejecución impecable. Si no cubre esas expectativas, corre el peligro de caer en la mezcolanza arbitraria y en la irrelevancia. Rafa Bérgamo, el joven chef venezolano y empresario gastro que está detrás del proyecto Kuoco 360° Food, ha sorteado esos peligros en este obligatorio de Chueca, gran éxito después de seis meses de boca satisfecha a oreja ávida de novedades verdaderamente interesantes.

Lo que propone Bérgamo en una personalísima vinculación de las cocinas asiática, caribeña, latinoamericana (con el foco en Perú) y española. Sabores coherentes y redondos, atrevimiento, frescura, ligereza son las características principales de una cata de Kuoco 360° Food. Buena selección de materias primas (argumento destacado de los fuera de carta) y cuidada selección de vinos de D.O. variadas y, en muchos casos, originales.

Interesantes sus croquetas de rabo de toro y hongo chino, melosas y con fondo.

El 7 potencias Asia/Caribe, un clásico inmediato de la casa con ecos de mar venezolano (es una preparación que se disfruta en sus playas) en su combinación acevichada de pulpo, gambón, calamar, tomate, lima, lemongrass, espuma de aguacate y jalapeño.

Kuoco-microplan-madrid (2)

Con influencias mexicanas, el wonton crujiente relleno de carne al pastor es facilísimo de disfrutar por el contraste de sus texturas crunchy y almibarada y las puntas de sabor del mojito y el picante.

Kuoco-microplan-madrid (3)

Fuera de carta, el tiradito de corvina (suele ser una de las opciones extra, nos comentan) es algo más canónico, más despojado, y el pescado responde porque es de calidad.

Impresionante el cordero cocinado a baja temperatura durante 12 horas, que aparece con un suave laqueado y con compañeros de plato como un parmentier de ají amarillo y zanahorias baby. Logradísima terneza y matices coherentes.

Escueta carta de postres (tres), donde vemos un punto más de brillo en el Lemonpai de coco, lima y limón.

El espacio es agradable, cuidado pero no intrusivo.

Artículo de Adrián P. G.
Director de Microplán Madrid
comunicacion@microplanmadrid.com
Precio medio a la carta: 25 – 30 €.
De martes a domingo, 13:30 – 16:30 y 20:30 – 00:00.
Calle San Bartolomé, 14.

Queen Burger Gourmet, ¡sí!

Entre los hospitales de la Paz y Ramón y Cajal hay un área residencial perteneciente al barrio de Begoña que no parece el entorno más sugerente para instalar proyectos gastronómicos más allá de los quitahambres habituales en zonas similares. Pero Javier Crespo, exjugador de baloncesto del Real Madrid, entre otros equipos, le dio la vuelta a un pub que sus padres (veteranos restauradores) poseían en la calle de San Modesto y lo transformó en un referente del hamburguesismo, Queen Burger Gourmet.

¿Referente por qué? El local madre del proyecto, que es el que hemos visitado, y su gemelo, ubicado en Las Tablas, aportan de sobra lo que tienen que tener para que los foodies capitalinos especializados en burgers no les regateen esa categoría. Carne: la estrella de la casa es la de lomo de vaca vieja madurada. Personalidad, terneza, umami potente, te da lo que le pides a una hamburguesa gourmet. Soporta las numerosas opciones de aderezo explicitadas en la carta (a la italiana, india, francesa, etc.). Nosotros nos decantamos por la sencillez, porque si te van a servir entre pan ese excelente producto base… Servicio: funciona a toda máquina. Que no te lleve a engaño la ubicación excéntrica del local, lo visitamos entre semana y estaba hasta arriba, así que este factor es capital. Y claro, es imprescindible reservar para sábados y domingos.

Hemos empezado por lo más relevante y ahora retrocedemos para reseñar los entrantes. Mucha oferta internacional y nacional, ensaladas variadas… Probamos los totopos de maíz con queso cheddar, guacamole, jalapeños y crema agria. Agradables, frescos. También unas alitas de pollo de corral con salsa teriyaki y crema agria. Extraordinarias y, por cierto, a un precio sorprendente para la calidad ofrecida. En Queen Burger Gourmet el ticket medio está bien ajustado.

queen-burger-pollo-teriyaki-microplan-madrid

De postre, tarta de galletas María veteada con crema de zanahoria y crema pastelera y bañada en chocolate, pura evocación feliz a merendolas infantiles.

Si prefieres pizza, tosta o sándwich como principal, también te las proponen. Pero, eh, cuando puedes comer una hamburguesa gourmet de verdad…

Artículo de Adrián P. G.
Director de Microplán Madrid
comunicacion@microplanmadrid.com

Precio medio a la carta: 20€.Menú del día y menús especiales.

Horario:

Lunes a domingo, 11:00 – 2:00

Calle San Modesto, 34.

Lunes a jueves, 12:00 – 0:00

Viernes y sábdo, 12:00 – 1:30

Domingos, cerrado

Calle Castiello de Jaca, 14.

Cocina coreana en Restaurante Maru

Es un coreano y un japonés, no un corenés o un japoreano. Vaya la distinción por delante, porque aquí no se juega a fusionar cocinas orientales, como en otros restaurantes mejores o peores (peores).

Nosotros aterrizamos en esta ocasión en Restaurante Maru para probar algunas de sus especialidades coreanas. Solo con la cerveza hicimos mixtura, optando por la japo Sapporo, una debilidad que tenemos. La casa invita a aperitivos-complementos fermentados y encurtidos entre los que sobresale por su significado en la gastronomía coreana y el juego que da como acompañante el kimchi (col fermentada picante).

restaurante-maru-kimchi

Atacamos entonces la je mul jeon, tortilla de mariscos y verduras que gana salseada con agripicantes.

restaurante-maru-tortilla

A partir de aquí y hasta el postre, jugamos con el típico ‘emplatado’ coreano en hojas de lechuga en el que introdujimos en primer lugar porciones de je yuk bo kum, panceta de cerdo salteada con verduras en salsa go chu chang o salsa de chili coreano dulce. Es un pelotazo de sabor y texturas. Plato de los que crean dependencia.

restaurante-maru-panceta

Y procedimos a activar la plancha-barbacoa del centro de la mesa para cocinar al gusto aguja de ternera marinada en salsa de soja, el agridulce bulgogi, en el que detectamos algún desequilibrio y un punto inferior de terneza del idóneo, y solomillo de cerdo con salsa de guindilla y verduras o ji an shim ju mul lok, quizá el hitazo del establecimiento.

restaurante-maru-solomillo

Mango pat bing su, que es un granizado de mango con judías rojas, nata y leche condensada, como agradable y sorprendente remate.

restaurante-maru-mango

No hay líquidos destacables, cervezas japonesas básicas y algún vino español de los más conocidos. Sí es más que notable la evolución positiva de Restaurante Maru en los últimos tiempos.

Texto de Adrián P. G.
Director de Microplán Madrid
comunicacion@microplanmadrid.com

 

Fotos de Adrián Sotés
loscreacionistas@yahoo.com

Escucha en Spotify mi disco autoeditado:
Los CreacionistasLa gravedad de los seres
distantes 
También disponible en AppleMusic

Precio medio a la carta: 20€ – 25€.

Menú del día: 12€.

Horario:

Lunes a sábado: 13:30 – 16:30 y 20:30-23:00

Domingos: 13:30-16:30

Domingos: 12:30 – 17:00.

Calle de la Reina, 37.

Armonía tailandesa en Chueca: Som Thai

Gema y Michelle coincidieron en el Thai Garden original, el que ocupaba un espacioso local de la calle Jorge Juan y comenzó a asombrar a los madrileños en los 90 con un tipo de gastronomía oriental prácticamente inédito en la capital entonces y una rimbombante decoración que incluía cascadas, numerosas esculturas y profusa vegetación. Tras intentar la aventura de trasladar el mismo concepto a Valencia, Gema y Michelle han vuelto a Madrid para fundar en Chueca el restaurante Som Thai, proyecto en el que han volcado su conocimiento profundo de la gastronomía y la cultura tailandesa (de Tailandia es oriunda Michelle).

Las dos plantas de Som Thai ofrecen al comensal un entorno relajante, con muchos detalles donde fijar la vista pero sin estridencias. La cocina busca el equilibrio entre las esencias tailandesas, lo saludable y un cierto tono pacífico (no esperes que sobresalga el picante si no lo solicitas) que permite que alguien que no sea aficionado a esta gastronomía pueda introducirse en ella.

som-thai-local-14

Lucen en el apartado de entrantes las kanom gib, empanadillas cocidas al vapor con relleno de cerdo y langostinos picados y las kai satee, brochetas de pollo marinado en leche de coco, hierbas y especias. Ricos también los rollitos con pollo y verduras, pho pia, y la ensalada vermicelli o yam woon sen de fideos cristal de soja con pollo, apio y limón.

El clásico pad thai está muy bien resuelto. Saltean al wok los tallarines de arroz con huevo, verduras, cacahuetes y una deliciosa salsa de tamarindo.

som-thai-padthai-02

En el apartado de curris, probamos el kaeng kean wan kai, curry verde de pollo con verduras gustoso y ligero, para repetir.

som-thai-pollocurry-01

De los postres, nos quedamos con el helado de violetas que comparte escenario con el coulant. Sencillo y disfrutable el flan de coco.

som-thai-postre-02

Alguna cerveza tailandesa en la carta.

Texto de Adrián P. G.
Director de Microplán Madrid
comunicacion@microplanmadrid.com
Editor, redactor creativo y SEO, social media manager

Fotos de Ana Gómez
Fotógrafa gastronómica
anafotoculinaria@gmail.com
anagomez.eu

Precio medio a la carta: 20€ – 25€.
Diferentes menús, entre 12,80€ y 25€. Consultar en la web.

Horario:

De miércoles a lunes: 13:30 – 16:30 y 20:30 – 23:45.

Calle de San Marcos, 26.

Lujo reposado en Tse Yang Villa Magna

Más de 20 años de trayectoria han decantado la oferta de Tse Yang Villa Magna, propuesta de alta gama de Grupo Saigón, como una de las de más peso en el ámbito de la restauración china de lujo en Madrid. Siempre ha ocupado un espacio en el hotel Villa Magna, uno de los hoteles de cinco estrellas del paseo de la Castellana, remarcando así su apuesta por una clientela de cartera rumbosa. Su emplazamiento concreto actual , muy cerca del vestíbulo del Villa Magna y decorado como un espléndido lounge chino, parece invitar a quienes no se hospedan en el hotel a sumarse a la fiesta gastronómica que los huéspedes tienen a diario a su alcance.

Especializado en las cocinas de Cantón, Pekín, Shangai y Sechuán, Tse Yang Villa Magna destaca por la solidez de unas preparaciones limpias, sencillas a su manera. Se puede disfrutar a mano del mushi de langosta  y de los rollos de marisco, estimulante comienzo a completar con un clásico también presente en Café Saigón, los dim sum gourmet, entre los que nos quedamos con los occidentalizados (sí, hay toques de fusión en la carta) de changurro y pato con foie.

dim-sum-variados

Los langostinos salteados con verduras y setas nos llevan a convenciones de otros chinos menos lucidos, una nota por encima, eso sí. Más interesantes son los tallarines con judías negras y langosta.

Excelente el pato laqueado al estilo Pekín, presentado de forma espectacular por tres componentes del nutrido y muy eficiente servicio del restaurante. Jugoso el buey al estilo Mongolia, ese plato panasiático surgido en los chinos de Estados Unidos.

pato-lacado-estilo-pekin

Postres europeizados (rollitos de chocolate, helado de plátano y chocolate), como la contundente carta de vinos.

Artículo de Adrián P. G.
Director de Microplán Madrid
comunicacion@microplanmadrid.com
Precio medio a la carta: 55€ – 65€.
Diferentes menús. Consultar en la web.
Paseo de la Castellana, 22.

Vila Brasil es el rodizio que no decae

Sal del centro. Conoce los barrios de Madrid en general y su oferta gastronómica en particular. Ensancharás metafórica y, si te descuidas, literalmente (con placer).

En Prosperidad hay corralas, colonias y edificios de viviendas de las últimas décadas del siglo XIX y las primeras del XX para el paseo y calles como Clara del Rey, Corazón de María y Alfonso XIII con buenas propuestas para aperitivarse y comer a mesa y mantel (El Flaco, Oam Thong, Casa Benigna). A ese contexto se ha sumado Vila Brasil, que está poniendo a la calle Puenteareas en el mapa foodie de la zona.

Vila Brasil se define como una churrascaria, lo que significa que las carnes a la parrilla son su apuesta fundamental. Se atiene al sistema de rodizio, así que los camareros aparecen en las mesas con grandes espadas que atraviesan los diferentes cortes de carne y el comensal decide cuáles desea degustar. El precio incluye un buffet libre de entrantes y acompañamientos fríos y calientes donde brilla la feijoada.

vila-brasil-rodizio-microplan-madrid

Ternera, pollo y cerdo se suceden a un ritmo que te permite comparar las carnes en tu plato. La característica principal que advertimos en Vila Brasil (y no ocurre lo mismo en otros rodizios) es que la calidad de lo que llega en las espadas es uniforme: al margen de las lógicas preferencias, encontramos un nivel notable o más en todo. Destacamos por lo inusual de su presencia en los restaurantes de Madrid el cupim o joroba de vaca, de fuerte personalidad, para recordar. No hay que dejar pasar la picanha, la costilla de buey, muy intensa, y un alivio frutal, la piña asada con azúcar. 

vila-brasil

Si los postres muy dulces no te incomodan, el quindim, receta típica del noreste de Brasil a base de yema de huevo, coco y azúcar (mucho) es una buena opción. Las mousses aportan más frescor.

Mención de honor para los líquidos: la carta de vinos es muy variada e incluye referencias brasileñas. Hay cervezas cariocas poco conocidas por aquí, también. Y son especialistas en caipirinhas, claro.

Artículo de Adrián P. G.
Director de Microplán Madrid
comunicacion@microplanmadrid.com

Menú del día: 10,95€.

Precio rodizio mediodía (7 carnes): 13,95€.
Precio rodizio noche (completo): 22,95€.
Consultar otras opciones en la web.

 

Horario:

 

Todos los días: 12:30-23:30.

 

Calle de Puenteareas, 1.

El med–mex de ¡No q No? Gastrobar

Vaya follón de titular, pensarás… Clarifiquemos.

¡No q No? es un antro mexicano de 7 mesas ubicado en un área de Alameda de Osuna que parece puramente residencial pero esconde alguna sorpresa gastro más, como Bahía Taberna. Al fundador de ¡No q No?, Luis Porras, lo retaron a ponerle ese nombre a su proyecto restaurador, que sucedía en 2014 a otro que lanzó en el centro comercial de la Moraleja. Los mexicanos, ante los desafíos, como los españoles. ¿A que no hay…? Pues ahí lo tienes.

La cocina med–mex es de raíz mexicana con toques mediterráneos. Ojo, no es fusión entre una y otra. De hecho, en ¡No q No? lo que aparece en la carta actualmente remite de forma directa a las calles de México D. F. o Puebla. Lo mediterráneo hay que buscarlo en los detalles que completan los platos y en su gusto general (picante rebajado).

Ineludible el guacamole, preparado a diario en molcajete, sin tomate y bien punteado de cilantro. Qué bien fluye y qué adictiva es la grasa vegetal cuando se la trata como es debido.

Queso del bajío, queso cholula, enchiladas poblanas y potosinas (más picantes), tacos… El grueso de la carta de principales está formado por clásicos mexicanos informales para compartir. Disfrutamos de los tacos de cochinita pibil, desde su bonita presentación en cazuela de barro a su sabor redondo a guiso profundo. Se acompaña de salsas de diferentes chiles y de crema agria.

Destacadísimo el pato con mole poblano, acierto total en el equilibrio entre el chocolate y las especias de la salsa por un lado y las hebras de carne confitada del ave por el otro. Lo de que algo va por su lado en este plato es solo una forma de hablar, desde luego…

pato-mole-noqno-micropla-madrid

De postre, tarta de queso flambeada al tequila, original y conseguida.

noqno-gastrobar-microplan-queso-tequila

Cervezas mexicanas de las más conocidas por estos lares en el apartado líquido. En la barra, cócteles y micheladas.

Por cierto, Luis Porras ha abierto recientemente otro restaurante, Chihuahua, tacos & tragos, cerca de donde estuvo su primera apuesta. Ya os contaremos…

Artículo de Adrián P. G.
Director de Microplán Madrid
comunicacion@microplanmadrid.com

 

Precio medio a la carta: 18€ – 25€.

Horario:

De martes a domingo: 13:00-17:00 y 20:00-00:00.

Calle de la Bahía de Palma, 7A.

Street food del sudeste asiático: Tuk Tuk

En dos años y medio, Tuk Tuk se ha expandido por el centro de Madrid y alrededores cercanos hasta contar con cuatro restaurantes, un puesto en el Mercado de Vallehermoso y un foodtruck. Su oferta, determinada por Ricardo Alexander, inglés nacido en Hong Kong, fundador del proyecto, exactor de cine (trabajó en Bollywood) y amante de la street food oriental, se apoya en la cocina del sudeste asiático (Vietnam, Thailandia, Filipinas, Indonesia, Malasia, Cantón) para desplegar propuestas creativas en una carta que incita a los comensales a compartir.

Tuk Tuk, cuando Asia se pone intensa…

En el Tuk Tuk de la calle de Alcalá hemos podido disfrutar de sabores y colores intensos en la mesa en un entorno también estimulante, con predominio del rojo y el negro lustrosos.

El sabor del pollo marinado con cúrcuma, jengibre y leche de coco de las brochetas con salsa de cacahuete Malaysian Satay es una buena introducción a la experiencia Tuk Tuk. Hay energía bien encauzada en la receta.

El Sexy Sio Bao aporta un interesante relleno de pulled pork con salsa hoisin y mayonesa japonesa, cebolla roja en escabeche, hierbabuena, albahaca y cilantro. Un bao ban no es precisamente el mejor pan del mercado, por muy de moda mundial que esté, es un freno a la sapidez de lo que contiene, así que  disfrutamos más del Babi Ketjap (imagen), unas tiras de cerdo marinadas en especias asiáticas con un toque caramelizado. Tiene un sencillo gusto umami, agridulce y picante que te conquista desde el primer bocado.

tuk-tuk-microplan-madrid

Apreciable el Pad Thai con tofu, brotes de soja, cebolla roja, tamarindo, cacahuete y huevo, una de las opciones ovovegetarianas de la casa. Se le puede discutir la potencia, quizá en comparación con otros platos le falte un punto. Al Curry Thai de ternera le sobra, en el mejor sentido. Muy lograda mezcla de especias para condimentar la carne, berenjena, leche de coco, azúcar de palma y cilantro.

tuk-tuk-curry-rojo

La soja dulce del Pancit Canton, un plato de fideos de trigo con pimientos rojos, pak choi y chalotas es uno de esos gratos detalles que pasan del paladar a la memoria gustativa.

Un restaurante para pasarlo bien

Servicio joven, rápido y divertido, electricidad en la mesa y en la decoración… Tuk Tuk es un sitio bien disfrutable y nada presuntuoso.

Otras notas: tienen algunas cervezas y postres asiáticos básicos.

Artículo de Adrián P. G.
Director de Microplán Madrid
comunicacion@microplanmadrid.com

 

Precio medio: 20€ – 25€.

Horario:

De lunes a jueves: 13:00 – 16:00 y 20:00 – 23:00.

De viernes a domingos: 13:00 – 16:30 y 20:00 – 23:45

Calle de Alcalá, 167.

La tranquila elegancia del restaurante ORGAZ

Y de postre, ¡filloas muy ricas! Sí, en esta ocasión empezamos por el final para homenajear al remate de la experiencia gastro agradable y fluida que supone comer en el restaurante ORGAZ. No somos especialmente golosos, pero aquí merece la pena llegar al dulce en condiciones de apreciarlo para disfrutar de la tarta choco-menta y su combinación de 6 chocolates con menta glacial o de las filloas rellenas de crema casera que ves en la portada de este post.

ORGAZ está en una zona de nadie gastronómicamente hablando que comprende las colindantes áreas de Conde de Orgaz y Campo de las Naciones. Hay poca oferta y, en general, la que se presenta al comensal lo deja indiferente. Los veteranos hosteleros que lanzaron en 2015 el proyecto que estamos reseñando han querido dotarlo de personalidad y precisión. Denotan esas cualidades las distinguidas salas y la zona de tapeo, diseñadas por Zooco Estudio y a la vista a través de los grandes ventanales que hacen de fachada del establecimiento, el atento y numeroso servicio y lo más importante, el esmero en la selección de materias primas y en su tratamiento, que se define en un laboratorio externo. Un detalle: el pan es de elaboración propia.

La ensaladilla rusa (que ha ganado justa buena fama entre los vecinos y trabajadores de la zona que copan las mesas), las alcachofas (ahora en temporada) en flor con aceite de oliva virgen y sal en escamas, las croquetas de cocido, conejo y carabinero, las anchoas del Cantábrico, los buñuelos de bacalao o la tortilla al estilo de Betanzos (la única a la que se le puede perdonar la ausencia de cebolla) son elaboraciones en las que se reafirma en esta casa la vigencia de la tradición culinaria española con predominio del acento norteño en lo referente a opciones para empezar una comida (y compartir), insuperables en su sencillez con fondo.

orgaz_restaurante_ensaladilla_rusa_microplan_madrid

orgaz_restaurante_croquetas_microplan_madrid

Los principales siguen la misma línea, así lo muestran los pescados que pasan por el horno brasa Josper (esa punzada de la parrilla, ¡cuánto aporta!) y son emplatados con acompañamientos clásicos, como la merluza con tirabeques (más que notable) o el salmón con verduras braseadas. En el apartado cárnico, probamos fuera de carta un conejo asado con finura y dos preparaciones de rabo de toro de las que destacamos el timbal con dados de patata, bien desgrasado sin merma de fuerza.

orgaz_restaurante_rabo_toro

La carta de vinos incluye hitos de siempre y referencias de moda. Nada disonante, en la línea de la oferta global de este espacio.

Artículo de Adrián P. G.
Director de Microplán Madrid
comunicacion@microplanmadrid.com

 

Precio medio a la carta: 30€ – 40€.

No disponen de menú del día.

Horario:

De domingo a jueves: 12:00 – 00:00.

Viernes y sábados: 12:00 – 01:00.

Avda. de los Andes s/n esquina avda. del Arroyo del Santo.

Brutalismo entre pan

El concepto arquitectónico de brutalismo tiene su reflejo gastronómico en el restaurante y galería voluble de arte La Casa Tomada. Lo que en un edificio del mencionado estilo es gigantismo, exposición abierta de materiales y geometría sencilla y efectiva, es en LCT maximalismo en el uso de los ingredientes que, tratados a la venezolana, asiática o norteamericana, generan unos bocadillos honestos e inconmensurables y alguna otra propuesta de interés. Aquí se maneja una cocina brutalista y brutal en todos los sentidos que pide ser disfrutada a mano y en manga corta, porque si no te cae salsa por el antebrazo… ¡te estás perdiendo algo!

Todo empezó en una pequeña localidad venezolana, donde los hermanos José Miguel Del Pozo (ilustrador) y José Antonio Del Pozo (chef de base autodidacta, un buen día le dio por vender sus bocadillos a compañeros de la Universidad y…) convirtieron paulatinamente la casa materna en un restaurante y foco cultural desde 2011. Con la filosofía de base conformada, los Del Pozo se instalaron en 2015 en una calle secundaria del barrio de Chueca de Madrid y utilizaron el título del cuento homónimo de Julio Cortázar para bautizar su proyecto. Cortázar hablaba de otra cosa en aquel, pero los hermanos habían tomado la casa de su madre para sus cosas y les apeteció apropiarse también del título ideado por el escritor argentino y romper su sentido.

casa_tomada_logo

Los entrantes te colocan en situación: avalancha de ingredientes, nervio y formato XXL en las Chili Cheese Fries, armonía de patatas, chili con carne, jalapeños, queso cheddar, bacon crujiente, cilantro y huevo.

Sufridos panes sostienen apenas los trozos de pollo empanado en dados (buena táctica para mantener su jugosidad), bacon, queso cheddar y gouda (José Antonio juega mucho con las combinaciones de quesos), lechuga, alfalfa y salsa tártara del redondísimo Granjero Loco; la ternera marinada en soja y salteada con pimiento y cebolla, rematada con toques de cilantro, cebollino, sésamo y la salsa que corresponde de un Teriyaki de ternera muy enérgico; las rebanadas de roast beef horneadas y cortadas sabiamente para revolverse en queso Idiazábal, lechuga, tomate, alfalfa, cebolla morada y salsa tripartita (secreto de la casa) del logrado, y no era fácil porque bocatas o sandwiches similares quedan secos y con poco sabor, Classic Roast Beef; o las albóndigas rellenas de provolone y, como diríamos, anegadas por salsa napolitana, mozzarella y parmesano de nuestro preferido, el bocadillo gigante imprescindible para los amantes del género en Madrid, que probamos fuera de carta y vamos a llamar por nuestra cuenta y riesgo El Asesino de Tony Soprano.

casa_tomada_bocatas

Y mientras buscas una app que localice desfibriladores y agradeces haber venido con mucha compañía, llega más queso, ahora en tarta, y una combinación de cookie y brownie en la línea de calidad y cantidad expuesta.

También hay perritos, sandwiches y ensaladas. La oferta líquida la protagonizan las cervezas artesanales, La Virgen en grifo y Moustache, Rouge Nación y otras propuestas interesantes en botella.

Artículo de Adrián P. G.
Director de Microplán Madrid
comunicacion@microplanmadrid.com

 

Precio medio a la carta: 15€.

Menú del día: 10€. Ofertas especiales.

Horario:

De martes a domingo: 13:00 – 00:00.

Calle San Lorenzo, 9.