Archivo de la categoría: Reservados

Café del Jardín del Museo del Romanticismo

Ha pasado casi un lustro desde que el patio del Museo del Romanticismo se transformó en el Café del Jardín. Es ya un clásico de la paz en Madrid.

El jardín puedes disfrutarlo como salón de té (buenos y baratos desayunos y meriendas) o a tu aire, y esa libertad de uso y disfrute (por cierto, no tienes que pagar la entrada al museo para entrar a este rincón) es una de las razones que lo convierten en uno de los ‘reservados’ de la ciudad que más nos gustan.

En torno a la fuente de finales del siglo XVIII, misma época en la que se edifica el palacio del marqués de Matallana, convertido a principios del siglo XX en el actual Museo, o en los otros microespacios del patio, el sol entreverado o la sombra neta te miman como prefieras. cafe-jardin-romanticismo-museo-microplan

Nosotros lo vemos como lo hemos fotografiado, con el espíritu del Romanticismo bien impregnado: tiene naturaleza a medio organizar y cada cual lo vive a su modo.

Artículo de Adrián P. G.
Director de Microplán Madrid
comunicacion@microplanmadrid.com

 

  • Café del Jardín

Horario:

1 de mayo a 31 de octubre: de 9:30 a 18:30 horas de martes a sábado.

1 de noviembre a 30 de abril: de 9:30 a 20:30 horas.

Los domingos abre de 10:00 a 15:00 horas todo el año.

Museo del Romanticismo, calle de San Mateo, 13.

Anuncios

La Central de Callao, arriba y al fondo

En la segunda planta de La Central de Callao hay un reservado que se define por su sencilla atmósfera aislante a base de una mesa de madera noble rodeada de sillas y sillones y unas vistas únicas a la cúpula de una antigua capilla, la del palacete decimonónico en el que se instaló hace tres años una sucursal de la librería, restaurante y microsala de conciertos de Barcelona mencionada. Se está bien, se está diferente, hay material de lectura extra y extra de sol. Si coincidimos, por favor, ¡respeta el silencio musicado! La Central Madrid

The Hat y la verdad de Madrid

La azotea del hostel The Hat, ubicada en lo que fue un palomar, permite disfrutar sosegadamente del último verano del año a huéspedes y visitantes.

Desde aquí se ve un corte noble del auténtico Madrid de los últimos cinco siglos. Tejas, muros de ceguera blanca,  la monumentalidad humilde de la colegiata de San Isidro (s. XVII), un aura de experiencia vivible.

La otra vista que ofrece la protagonizan la ampliación de 1950 de la antigua sala de alcaldes de casa y corte y cárcel de corte, posterior ministerio de Asuntos Exteriores (1636) y la torre de la iglesia de Santa Cruz (1902).

TheHat2Entre la clientela se distingue a varios ejemplares de la etnia paneuropea que conforman los modernos hacendosos: trabajan solos o agrupados de dos en dos en dibujos y manualidades variadas, teclean o leen. Pero hay de todo y de todas partes, como corresponde.

TheHat3 Los precios en la azotea de The Hat no son nada disparatados, como ocurre en lugares semejantes. Damos fe de que el pincho de tortilla de patatas cremosa es un pincho de tortilla de patatas cremosa y vale lo que cuesta. Tostas, ibéricos, quiches y tartas completan la oferta gastronómica.

Una barra interior convoca a volver también con frío. Es el espacio donde en The Hat se organizan exposiciones y actuaciones musicales, además de en el vestíbulo.

Horario:

Lunes a viernes: 18:00 – 00:00  / Sábados y domingos: 13:00 – 00:00.

Calle Imperial, 9.

the hat

Otra azotea disfrutable

La tienda de Salvador Bachiller de la calle de la Montera termina hacia arriba en una cafetería. Sol y sombra a elegir (modulan los toldos a petición de los clientes), decoración vintage en espacios de estilos por otra parte diferentes, hilo musical chill out del que no ofende a nadie y precios entre moderados y rampantes es lo que vas a encontrar si te animas a subir.

sb0Derroche de detalles para todos, guiris incluidos. En un extremo de la azotea hay una barra desde la que el personal, con o sin disfraz de tripulantes de cabina de pasajeros de los años 60, sirve muy atentamente y aconseja mejor que bien. Desayunos, meriendas y copas es la oferta principal de la carta.

sb2Al otro lado del pretil no se abre la vista más espectacular de Madrid, pero sí aparece algún elemento interesante. Por ejemplo: abajo, al centro, detrás del árbol, está la única firma de Muelle, el primer grafitero de Madrid, que no ha sido sobrepintada.

sb3

· Jardín Secreto de Salvador Bachiller

Horario:

Lunes a jueves, 10:30 – 21:30 / Viernes 10:30 – 22:30 /                 Sábados 11:00 – 22:30 / Domingos 11:00 – 22:00.

Calle de la Montera, 37.

sbubicación