Hattori Hanzo, la taberna 100% japonesa

El mítico ninja del clan Iga (vivió en el siglo XVI, no es el forjador de katanas de Kill Bill vol. I), servidor de Tokugawa Ieyasu, quien se convertiría en el primer shogun o gobernador del shogunato Tokugawa de Japón, da nombre a esta izakaya o taberna típica japonesa.

El establecimiento tiene barra, mesas tipo yatai (puesto de venta ambulante) y un pseudotatami con truco, porque debajo de las mesas se abre el hueco para las piernas. Se trata de una recreación matizada de distintas propuestas hosteleras de Japón, pero bien integradas y con un conseguido aire de autenticidad.

Domina el espacio la barra con grifos (¡sí!) de cerveza Asahi y Kirin Ichiban y decorada con arte urbano a lo nipón.

HH1 Rodamos y resbalamos por el suelo de madera, nos acodamos y nos dejamos guiar por los camareros, muy amables y acertados en sus recomendaciones. Veníamos sobre aviso: los nigiris y los makis no son comida callejera japonesa y, por lo tanto, no tienen cabida en la carta de Hattori Hanzo.

Cuando nos acabamos el aperitivo de edamame llega la tapa de foie de rape.

hh2Para disfrutarlo a fondo hay que combinar todos los sabores del plato, el hígado los necesita para dar lo mejor de sí.

El tataki de atún también aparece bien acompañado, los puntos de salsa, que incorporan la soja en plano medio, no están de adorno en absoluto.

Dan ganas de pedir que traigan el resto del pez elaborado de la misma manera.

Seguimos con un okonomiyaki coronado por tiras de atún deshidratado que bailan al calor de la masa (se levantan y retuercen).

hh4Ojo, es una ración grande y la harina y el huevo de esta tortilla o pizza japonesa, como se la suele apodar, le confieren mucha contundencia.

Las gyozas a la plancha, con el relleno de cerdo y verduras que casi se transparenta a través de la envoltura, están cocinadas con tal sutileza que puedes diferenciar todos sus ingredientes.

Una maravilla comer este plato cuando lo han hecho en el día, como es el caso.

Una de las estrellas de la carta son las brochetas, preparadas en una robatta o barbacoa de carbón (conviene asomarse a la cocina).

hh6La de pollo marinado con wasabi natural es excelente y la de anguila no tiene nada que ver con ninguna  otra que hayamos probado por su textura, ni rasposa ni chiclosa, y gusto, sencillamente impresionante.

De postre, dorayaki de judía verde y chocolate. Sí, el favorito de Doraemon.hh7En Hattori Hanzo se está bien y se come mejor. Recibes muchos estímulos positivos, se basa en un concepto que han sabido configurar adecuadamente, el servicio es tan desenfadado como preciso, que es lo que corresponde, y la cocina te ofrece ‘el otro Japón gastronómico’ con garantías.

Adrián P. G.
Coordinador de Microplán Madrid
comunicacion@microplanmadrid.com

Precio medio: 25 – 30 € por persona.

Horario:

Lunes a jueves : 13:30 – 16:30 y 20:30 – 00:30 / Viernes y sábados: 20:30 – 1:30. Domingos cerrado.

Calle de Mesonero Romanos, 15.CalleMesonero

La anticomedia de Ignatius Farray

Anuncian que la función va a empezar en 3 minutos y justo entonces aparece en el escenario Ignatius Farray, también conocido como el Loco de las Coles o el Loco de los Melones, uno de los secundarios de La Hora Chanante, monologuista de bares y salas pequeñas, protagonista de la serie El fin de la comedia, director de cortometrajes y más cosas.

Para empezar, el cómico muestra su asombro porque le dejen actuar en el Bellas Artes. Bromea con las amigas de Teruel de su novia, presentes en el patio de butacas. Sigue entrando gente. Los saluda. Les asegura que no se han perdido nada. Nos promete que no habrá otro principio, ni un desarrollo más convencional, ni un final. Cada uno puede irse cuando quiera, aquello no va a mejorar. Muchos no nos vamos a reír, dice. Se subirá a la olas de las risas, del tamaño que sean, para aguantar. Por lo demás, no todo tiene por qué tener gracia.

La exmujer de Ignatius, Juan Echanove, Rosa Díez y una propuesta de saludo sexual que sustituya los apretones de manos protagonizan los framentos de monólogo elaborados. Lo demás va ocurriendo. Aguantar. Risas, muchas, y algunas caras de palo. Escatología sin cuarta pared. Se va una familia entera. Y más gente.

No hay final y ya no se va nadie. Ignatius saluda sexualmente al espectador con el que más ha interactuado. Se baja del escenario y sale de la sala con los fieles pisándole los talones. ¿La función ha sido algo así como el ensayo de un monólogo de Leo Bassi? Algo así.

Por nuestra parte, nos hemos dedicado a aguantar y a reír.

Hasta el 17 de enero de 2015. 15 € patio de butacas y delantera anfiteatro. 10 € resto anfiteatro.

Horario:

Sábado 13 de diciembre y sábado 17 de enero: 23:00.

Teatro Bellas Artes, calle del Marqués de Casa Riera, 2.

BellasArtes

III edición del taller y concurso literario de Isabel Garzo

MicroplanTallerIsaEl sábado 13 de diciembre entre las 12:00 y las 13:30 se desarrollará la tercera edición de un microtaller o juego narrativo que lleva por título El poder de los objetos en la creación de las historias.

Bajo la batuta de la escritora y periodista Isabel Garzo tendrás la oportunidad de aprender, reflexionar y conversar sobre la importancia de las cosas materiales en la narrativa y su utilización para generar McGuffins, símbolos, atmósferas o definir rasgos esenciales de la personalidad de los personajes.

La cita es en un entorno muy inspirador, la gruta de Workcase, un espacio de coworking que es también sede de eventos culturales.

coworking-madrid-grutaLos asistentes tendrán derecho a participar en un concurso de microrrelatos. El texto ganador* será difundido en el blog y las redes sociales de MICROPLAN Madrid y su autor/a y un/a acompañante podrán disfrutar gratuitamente de un microplán de 90 minutos de nuestro catálogo y elegir fecha y hora para su realización**.

Si te gusta escribir, no pierdas la oportunidad de vivir una experiencia metaliteraria muy diferente a la que ofrecen los talleres convencionales.

Precio:

12 € por persona. Si traes un/a acompañante, ¡solo 10 € cada uno!

Información y reservas:

E-mail: reservas@microplanmadrid.com

Teléfono: 695 97 29 37

Isabel Garzo es autora del libro de relatos Cuenta hasta diez (Incógnita Editores, 2010) y de la novela Las reglas del olvido (Editorial Loquenoexiste, 2013). Ha sido galardonada en varios concursos literarios (en 2013 recibió el primer premio en el XIII certamen de relato breve de la UNED de Plasencia). Trabaja como responsable de comunicación y colabora como articulista para la revista de tendencias Yorokobu, donde escribe sobre técnicas de redacción. Además, ha impartido varios cursos y ponencias sobre comunicación y expresión escrita (UCM, Cámara Madrid, otros).

Isabel Garzo* El jurado del concurso de microrrelatos lo compondrán Isabel Garzo y MICROPLAN Madrid.

** De domingo a jueves entre las 18:00 y las 21:30, previa solicitud con al menos una semana de antelación. Los talleres y las rutas microgastronómicas están excluidos. El autor/a podrá canjear el premio hasta el 31/1/2015.

El Gato de la Villa responde

Óscar es el artífice del proyecto madrileñista El Gato de la Villa. Se trata de un club cuyos socios disfrutan de descuentos en pequeños comercios castizos y otros establecimientos de la capital. Además, Óscar te lleva de ruta en su SEAT 600.

Microplán Madrid: Huertas, Malasaña, La Latina, Lavapiés… ¿Por dónde madrileñeas más?

Óscar: Como buen gato, me nuevo por todo Madrid casi por igual.

MPM: ¿Qué prefieres, caña, vermú o vino?

Ó: Cañas entre semana, vino el finde y trifásicos los días muy fríos.

MPM: ¿Eres de terraza en azotea, en patio interior o a pie de calle?

Ó: A pie de calle, con pose chulesca y piropos cargados.

MPM: ¿Callos a la madrileña, bacalao rebozado o bocadillo de calamares?

Ó: Callos en Casa Paco y bocadillo de gallinejas en la Freidura de Embajadores.

MPM: Si tienes el día cultureta, ¿vas al Museo del Prado, al Museo Reina Sofía o al Museo Thyssen?

Ó: Al Museo del Prado, aunque frecuento más esos días el Café Central o el Cocodrilo, el rock bar de los Burning

MPM: Terminamos con dos preguntas abiertas: ¿Qué crees que ha hecho Madrid por ti?

Ó: Nada, somos los madrileños de nacimiento y adopción los que hacemos cosas por Madrid. Debes preguntarle eso a ella.

MPM: Y ¿qué es lo último (confesable) que has hecho en Madrid?

Ó: Ir a Taberna La Bola a entrevistar a Erique Redel y hacer una ruta en SEAT 600.

Microplán Madrid al Cubo, ¡ruta y regalos!

¡Te presentamos un plan especial para gente de lo más curiosa!

Todos los viernes de diciembre, a las 19:30, podrás unirte a nuestra ruta sobre el Madrid más pop, carismático y sorprendente. ¿Qué es lo que verás si vienes?: grafitis, rótulos, escenarios de películas,  esculturas únicas en el mundo, dinteles y ¡mucho más!

El recorrido terminará en Madrid al Cubo, la tienda de regalos (para otros ¡o para ti!) originales y madrileñistas más pop, carismática y sorprendente, donde los participantes tendréis a vuestra disposición todos sus increíbles artículos con un 15 % de descuento.

Las plazas para cada ruta son limitadas, ¡apúntate ya!

Información e inscripciones: e-mail reservas@microplanmadrid.com o teléfono 695 97 29 37. Precio: 8 €.

MicroplanMadridalCubo

El carácter de la cocina libanesa brilla en Shukran

Se autodefine como un restaurante & lounge de cocina mediterránea en su especialidad libanesa. Tiene varias sedes, entre las que nos decantamos por el semisótano de la neomudéjar Casa Árabe, antiguas Escuelas Aguirre (1881).

La terraza climatizada pinta bien, pero nos acomodamos en el interior, de mobiliario sencillo y paredes blancas con impresiones verdes del árbol nacional de Líbano, el cedro.

El servicio, muy atento y comunicativo en la justa medida. Aceptamos la recomendación de probar la cerveza libanesa. Para ser una pilsener es densa y sabe mucho a cereal.

Abrimos el banquete para dos con el clásico hommos y una ración de mutabal o ‘caviar de berenjena’. No saben a lo de siempre, hay una frescura y un manejo del aceite de oliva por encima de la media.

shukran (2)Falafel, kebbe, sambusa con fatayer a la mesa. Abundancia y, menos mal, ligereza (véase la imagen de portada)

De todas formas, se agradece el ácido que domina en el tabbouleh y el cilantro de la ensalada fatoush (véase la siguente imagen), donde el crujiente de pan completa las texturas del plato.

shukran (3)Correctos rollos de ternera y pollo envueltos en una pita libanesa muy fina, buen detalle.

shukran4De postre, degustación de baklawa, muy suaves también.

shukran5Sin duda, Shukran no es un libanés más, sobre todo por la potencia y la vuelta de tuerca que aportan sus chefs a los sabores tradicionales de la cocina del país.

 

  • Shukran Restaurante & Lounge

Precio medio: 25 – 30 € por persona.

Horario:

Domingos a miércoles: 9:00 – 00:00 / Jueves: 10:00 – 1:00 / Viernes y sábados, festivos y vísperas de festivos: 10:00 – 2:00.

Casa Árabe, calle de Alcalá, 62.

CAllealcalá62

Modernismo en Madrid: Casa Pérez Villaamil

En la calle Mayor, Gran Vía, la cava de San Miguel, la plaza de España o el barrio de Salamanca puede rastrearse la influencia del modernismo como movimiento arquitectónico en Madrid. Aparece relacionándose con otros estilos, sobre todo el eclecticismo y el tradicionalismo regeneracionista.

Se considera que los dos únicos ejemplos puros de arquitectura modernista en nuestra ciudad son el palacio Longoria (hoy, sede de la Sociedad General de Autores), obra de José Gracies Riera, condiscípulo de Gaudí, y el edificio de viviendas que el arquitecto Eduardo Reynals construyó entre 1906 y 1908 para el ingeniero Enrique Pérez de Villaamil en la plaza de Matute, en pleno barrio de las Huertas (Musas, Letras).

Hemos tenido la oportunidad de conocer el interior de la Casa Pérez Villaamil, así que procedemos a compartir nuestra experiencia.

Al otro lado de la puerta que da acceso al inmueble nos topamos con dos faroles de forja art noveau, molduras y pinturas florales, elementos de los que veremos diferentes formulaciones enseguida. Un farol similar, pero de mayores dimensiones, iluminaba el exterior hasta que fue robado y robado y robado y la comunidad del edificio se cansó de reponerlo.

Modernismo2

Escaleras arriba reverberan las vidrieras de Maumejean entre la marquetería y dentro de un marco curvo en el extremo superior y a juego con los escalones en el inferior, una organización que refuerza la asimetría de las ventanas.

Modernismo3

Hay una vivienda por planta. En el cuarto, que comunica con el ático ajardinado, vivió Pérez Villaamil. Más curvas y más reinvención del equilibrio estético en el baile de la decoración en espejo con la dispar en la forja de las puertas.

Modernismo4

El ascensor no es el original. Sin embargo, los herrajes y la estructura que sostiene el que utilizan ahora los vecinos sí lo son. Por cierto, estos son de los pocos que pueden decir que viven en un Bien de Interés Cultural. ¡Suertudos!

Modernismo5

Artículo de Adrián P. G.
Coordinador de Microplán Madrid
comunicacion@microplanmadrid.com

 

  • Casa de Pérez Villaamil

Plaza de Matute, 10.

Plaza Matute

‘Donde hay agravios no hay celos’

Durante el reinado de Felipe IV el teatro se representaba para la realeza y la aristocracia en salas y escenarios a la italiana, como los habilitados en el Real Alcázar de Madrid y el Palacio del Buen Retiro, y en corrales de comedias ante un público variopinto.

Donde hay agravios no hay celos, obra de Francisco de Rojas Zorrila estrenada en 1637, saltó de las primeras a los segundos y no se apeó de todo tipo de escenarios hasta el siglo XIX. En el siglo XVIII fue el texto del autor que más resonó en Madrid: se realizaron con él casi 200 montajes diferentes.

La Companía Nacional de Teatro Clásico lo ha recuperado en su sede temporal (ya queda poco para que reabra el Teatro de la Comedia, dicen desde hace mucho), el Teatro Pavón, un marco art decó por fuera y ni fu ni fa por dentro que no te pone en situación.

Helena Pimenta, la directora de la CNTC, ha elegido una escenografía típica del siglo XVII (más de corral que de palacio), para esta versión de la obra realizada por Fernando Sansegundo, uno de sus intérpretes. Comienza la función con casi todas las butacas ocupadas. Entonces conocemos los agravios y los celos de un noble y soldado que llega a la corte para casarse y a quien le surge la posibilidad de vengar una ofensa a su hermana y de descubrir si su prometida le es fiel. Se suceden los enredos bajo las convenciones de las comedias de la época hilvanados por un verso ágil y eficaz, bien restaurado.

A recursos que entonces se utilizaban para mantener la atención de la audiencia, como las canciones y los combates a espada, se les han aplicado filtros diferentes: por ejemplo, cuando los personajes cantan se producen coreografías e iluminaciones propios de un tipo de dramaturgia contemporáneo y cuando pelean, lo hacen como desde siempre, apartes incluidos.

En la misma línea, Pimenta ha decidido utilizar tonos diferentes para definir las interpretaciones de los actores. Entre los extremos marcados por el histrionismo gestual y de timbre de Clara Sanchis, que  muestra una versatilidad asombrosa (pero ¿por qué tenemos que asistir a toda su amplitud?); y la templanza y la proyección natural de su voz de Rafa Castejón, por otra parte menos brillante que otras veces (su personaje tampoco le ayuda), quien sale mejor librada es Marta Poveda, que además acapara la modernidad de Rojas Zorrilla respecto al tratamiento de los personajes femeninos y de las clases populares en su teatro: representa con gracia y verdad a una criada inteligente que sabe dirigir sus pasiones y reflexionar sobre los conflictos de los nobles más allá de la bufonada. Y tiene a su disposición un potente soliloquio.

El conjunto genera regustos contradictorios, una sensación de paisaje mezclado. Y al final, como literalmente no podría ser de otra forma en cualquier versión de una obra del Siglo de Oro, el honor se resuelve al gusto de los primeros espectadores de la obra, los reyes y compañía, y se restablece el orden social. Quienes copaban el patio de los corrales de comedias (que eran gestionados por cofradías religiosas) celebraban con aplausos el sentido común acrítico que les inculcaban. Pero Rojas Zorrilla (y otros) les abría resquicios para burlarse de los arquetipos o figurones que creaba y mirarse en  el nuevo retrato de las mujeres y el pueblo llano que proponía.

El público de hoy ríe y aplaude, lo pasa bien. Nos animamos a suponer, con mil perdones por delante, que el sentido común de muchos de los que lo conforman les lleva a creer que asistir a una representación de teatro clásico es una de las opciones de ocio cultural más apolíticas a su disposición.

 

Hasta el 14 de diciembre de 2014. 20 € entrada general. 10 € los jueves y las entradas con descuento.

Horario:

De miércoles a sábados: 20:00 / Domingos: 19:00.

Teatro Pavón, calle de Embajadores, 9.

teatropavón

El Madrid de Benjamín Prado

El escritor madrileño Benjamín Prado se ha prestado a contestar a las preguntas de nuestro #TestMPM. Así vive su ciudad el autor de Ajuste de cuentas:

Microplán Madrid: Lavapiés, Malasaña o La Latina, ¿cuál de estos barrios tiene un papel más relevante en tu experiencia de Madrid?

Benjamín Prado: Malasaña antes, cuando uno no salía del Pentagrama y La Vía Láctea. Lavapiés ahora: es un barrio que está vivo y coleando.

MpM: Qué pedimos para ti en una barra madrileña, ¿una caña, un vermú o un vino?

BP: Cerveza y con tapa: no soy como Ángel González, que cuando le daban aperitivo decía: ¡Yo nunca como antes de beber!

MpM: Antes de que acabe el último verano del año en Madrid… ¿Terraza en una azotea, en un patio interior o en la calle?

BP: Siempre en la calle, pero no junto a la carretera, para que no me pasen los autobuses de la EMT por encima de los pies.

MpM: ¿Callos a la madrileña, bacalao rebozado o bocadillo de calamares?

BP: Comiendo no soy gran cosa, la verdad. Callos, si son de fiar; calamares pero fuera del bocadillo; y bacalao si es en Labra.

MpM: ¿Es más fácil toparse contigo en el Museo del Prado, el Museo Reina Sofía o el Museo Thyssen?

BP: En el Prado, donde aprendí a ir con Rafael Alberti a una sala por visita.

MpM: Dos preguntas abiertas para terminar, empezando por: ¿Qué crees que ha hecho Madrid por ti?

BP: Las ciudades son el lugar donde uno pone los pies en el suelo. Y en mi caso, Madrid me ha dado sobre todo su luz y su otoño.

MpM:  ¿Qué es lo último que has hecho en Madrid?

BP: Ir a ver el Real Madrid-Barcelona al Bernabéu y luego a tomar algo con los amigos, casi todos ellos del Atlético de Madrid.

BenjaminPrado

Artículo de Adrián P. G.
Director de Microplán Madrid
comunicacion@microplanmadrid.com
Growth hacker, redactor creativo y SEO, social media manager

The Hat y la verdad de Madrid

La azotea del hostel The Hat, ubicada en lo que fue un palomar, permite disfrutar sosegadamente del último verano del año a huéspedes y visitantes.

Desde aquí se ve un corte noble del auténtico Madrid de los últimos cinco siglos. Tejas, muros de ceguera blanca,  la monumentalidad humilde de la colegiata de San Isidro (s. XVII), un aura de experiencia vivible.

La otra vista que ofrece la protagonizan la ampliación de 1950 de la antigua sala de alcaldes de casa y corte y cárcel de corte, posterior ministerio de Asuntos Exteriores (1636) y la torre de la iglesia de Santa Cruz (1902).

TheHat2Entre la clientela se distingue a varios ejemplares de la etnia paneuropea que conforman los modernos hacendosos: trabajan solos o agrupados de dos en dos en dibujos y manualidades variadas, teclean o leen. Pero hay de todo y de todas partes, como corresponde.

TheHat3 Los precios en la azotea de The Hat no son nada disparatados, como ocurre en lugares semejantes. Damos fe de que el pincho de tortilla de patatas cremosa es un pincho de tortilla de patatas cremosa y vale lo que cuesta. Tostas, ibéricos, quiches y tartas completan la oferta gastronómica.

Una barra interior convoca a volver también con frío. Es el espacio donde en The Hat se organizan exposiciones y actuaciones musicales, además de en el vestíbulo.

Horario:

Lunes a viernes: 18:00 – 00:00  / Sábados y domingos: 13:00 – 00:00.

Calle Imperial, 9.

the hat

Somos un proyecto de comunicación online y organización de actividades sobre Madrid.

A %d blogueros les gusta esto: